Autoestima

Llamamos autoestima al conjunto de ideas, percepciones y evaluaciones que hacemos sobre nosotros mismos para interpretarnos dentro del contexto donde nos ha tocado vivir. Es un elemento fundamental para el sano desarrollo de todos porque determina profundamente la forma en la que permitimos que nos traten y en la que tratamos a los demás.

En psicología se utiliza el concepto de ‘autoimagen’ para hacer referencia a la idea que una persona tiene de si misma. Según la psicología la autoestima es uno de los factores determinantes del comportamiento puesto que si tenemos una imagen errónea de quiénes somos no seremos capaces de mostrarnos de forma clara y esto puede traernos muchísimos problemas.

Es importante señalar que existen diversas formas de encarar el concepto de autoestima. Para la psicología humanista se trata de un derecho de todo ser vivo, (incluso las criaturas viles se merecen una buena consideración); para el psicoanálisis se encuentra estrechamente ligada al desarrollo del ego; mientras que el conductismo la relaciona con un proceso de construcción que se da a lo largo del tiempo y que es el resultado de la regla:

Estímulo + Respuesta + Refuerzo = Aprendizaje

Existe una forma de medir el aprecio que cada persona tiene de sí misma para comprender su comportamiento. Las personas con autoestima alta se sienten capacitadas para llevar una vida saludable y pueden relacionarse sin dificultad porque se sienten aceptadas como persona. Las que tienen una autoestima media, si bien a veces se sienten muy bien con ellas mismas, tienen picos de angustia que las llevan a sentirse inútiles o poco aptas para la vida, y suelen manifestarlo a través de fallas en su conducta.

Por último, quienes tienen una autoestima baja sienten un gran desprecio por ellas mismas y viven con la certeza de que se han equivocado en todo como personas.

Consejos para mejorar la autoestima

Si bien los aspectos relacionados con nuestra personalidad no son fáciles de resolver y curar, y los consejos no siempre son aplicables a la vida, si deseamos mejorar el trato que nos brindamos a nosotros mismos, seguir estas recomendaciones puede sernos de gran ayuda.

  • Recordar nuestra valía: si bien puede resultarnos una frase hecha, las repeticiones suelen funcionar como creadoras de certezas; así que recordar a diario qué cosas hemos hecho bien y qué cosas nos gustan de nosotros mismos, nos puede ayudar a mejorar nuestra autoestima.
  • Plantearnos metas: tanto en los aspectos emocionales como profesionales. Es importante que nos propongamos hacer cosas que nos hagan bien y que sepamos que podemos llevar a cabo.
  • Aprender a decir que no (y que sí): si bien lo difícil es negarse a hacer algo que no deseamos (cosa que debemos trabajar y mejorar cada día) también es importante saber decir que sí cuando realmente nos apetece hacer algo, e impedir que los miedos nos bloqueen.
  • Aprender a perdonarnos: esos errores que llevamos como un lastre nos están impidiendo avanzar. Pensar en ellos y despedirnos lentamente del dolor que nos causan puede ayudarnos mucho a mejorar la autoestima. Todos cometemos errores pero no somos nuestros errores.

Sinónimos de autoestima

autoaprecio, autopercepción

Antónimos de autoestima

autodesprecio