Autoexigencia

La autoexigencia es la característica que presenta una persona cuando se exige demasiado a sí misma y busca dar siempre lo mejor. La persona autoexigente será aquella que pretenda brindar siempre el máximo rendimiento sin importar si, aveces, sobrepasa sus propios limites o capacidades. Esta característica del ser humano se presenta no solo en el campo laboral, también puede darse en el campo emocional.

La autoexigencia será una cualidad o un problema dependiendo de su intensidad y de cuánto se potencie. En ocasiones es un elemento positivo en la personalidad de un ser humano ya que le permite avanzar y crecer en sus metas y objetivos. Sin embargo cuando la autoexigencia se vuelve algo contínuo en la personalidad y lleva a la persona a esforzarse de manera desmedida o nunca conformarse, lo puede dañar y afectar su salud o su ánimo.

Una de las características de la autoexigencia es que la persona tiende a alargar indefinidamente las tareas que debe hacer. Esto se debe a que siempre encuentra algo que corregir o mejorar y nunca se siente conforme. De esta manera aunque obtenga buenos resultados suelen ser el producto de un trabajo demasiado intenso.

autoexigencia

La autoexigencia hace también que se generen complicaciones innecesarias. Al querer mejorar en todo momento la persona termina generándose a sí misma complicaciones que no son necesarias y solo pueden entorpecer la finalización de una tarea.

La sensación de que nunca nada está terminado o que todo puede ser aun mejor de lo que es , es una característica que resalta en las personalidades autoexigentes. Ésto, cuando se trabaja en equipo con otras personas, puede generar molestias.

En el aspecto emocional una persona autoexigente será aquella que quiera dar siempre lo mejor de sí para los demás sin pensar demasiado en ella misma. Ésto puede llevar a que se quieran abarcar demasiadas situaciones o querer ayudar a todos en sus problemas sin lograr hacer nada concreto.

Hay ciertas emociones que son muy comunes en las personas autoexigentes: el estrés, la ansiedad y la frustración. El querer hacer todo perfecto hace que muchas veces terminen sobrepasando sus propios límites y dañando su salud o afectando su mente.

Aspectos positivos de la autoexigencia

A pesar de los aspectos negativos de la autoexigencia, se trata de algo que también puede ser visto como una cualidad. Para que sea así la persona debe ser autoexigente pero de manera equilibrada y sin que esto sea siempre su prioridad.

La autoexigencia vista de manera positiva tiene consecuencias buenas para una persona. Permite mejorar en lo que se hace y avanzar, ayuda a encontrar soluciones, demuestra la capacidad de resolución de una persona.

La importancia reside en ser autoexigente reconociendo las propias limitaciones, planteándose objetivos reales, planificando de manera razonable y manteniendo siempre la mente clara sin obsesionarse. Por ello es un aspecto de la personalidad que según su intensidad será bueno o malo.

Sinónimos de autoexigente

riguroso, rígido, severo, minucioso

Antónimos de autoexigente

flexible, tolerante