Bipolar

En el diccionario de la RAE el término bipolar se define como un adjetivo que hace referencia a tener dos polos. Una segunda acepción se encuentra ligada al argot psiquiátrico, donde se dice que una persona bipolar es aquella que padece un trastorno con este nombre. A continuación te detallamos a qué hace referencia cada una de estas definiciones.

Al hablar de polos se hace referencia a los dos puntos que se encuentran en los extremos de los ejes de rotación de un cuerpo esférico. Sobre todo se utiliza para hablar de la Tierra. En ese sentido se puede decir que la Tierra tiene doble polaridad, una al norte y otra al sur.

El término también se ha utilizado para el concepto de “mundo bipolar”, que hace referencia al equilibrio que se implantó en Europa durante la Guerra Fría entre el bloque socialista y la coalición capitalista y que se mantuvo hasta la caída del muro de Berlín.

El rapero Vanilla Ice también lo utilizó para denominar uno de sus álbumes, Bi-Polar.

El trastorno bipolar

El trastorno bipolar, que también recibe el nombre de trastorno maníaco-depresivo es una enfermedad que puede causar problemas serios en nuestro cerebro y cuyos principales síntomas son cambios bruscos en el estado de ánimo. Este trastorno se manifiesta en dos etapas; primero un momento de excitación y actividad (que se llama manía) y después bajones y sensación de abatimiento profundo (estado depresivo). Esta enfermedad afecta a más personas de las que se cree y provoca alteraciones importantes en el comportamiento y la sociabilidad de los pacientes que la padecen.

En ocasiones, el trastorno bipolar viene acompañado de otros problemas. Cuando se experimentan también brotes psicóticos, el enfermo puede sufrir alucinaciones visuales o auditivas y desarrollar a causa de ello otros trastornos. Una persona bipolar con síntomas psicóticos puede, por ejemplo, creer que ha hecho algo horrible, convencerse de ello y sentir que su vida no tiene sentido. Esto puede llevarla a una etapa dolorosa de la que le resulte difícil salir si no es con ayuda terapéutica y farmacológica.

Debido a que se trata de una enfermedad de síntomas similares a otros desequilibrios mentales es algo difícil de diagnosticar. Esto provoca que a muchas personas que sufren de bipolaridad les cueste dar con un tratamiento que las ayude. Generalmente se les diagnostica otros trastornos como depresión o TOC (trastornos obsesivo compulsivos). Recién después de muchos estudios los médicos aceptan que están ante un caso de trastorno bipolar y pueden determinar el tratamiento que consideren adecuado.

Muchas personas acompañan la terapia farmacológica con homeopatía, y en ocasiones esta combinación puede resultar sumamente beneficiosa para la superación del trastorno bipolar. De todas formas, como se trata de una enfermedad muy delicada no es conveniente que los pacientes se automediquen, siendo lo más recomendable que acudan a un médico homeopático especialista en psiquiatría y trastornos mentales para que pueda ayudarlos a superar esta peligrosa y desagradable enfermedad.