Esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad mental por la cual una persona sufre disociaciones entre el mundo real y otro imaginario creado en su mente. Aquel que padece la enfermedad experimenta alucinaciones y no puede distinguir fácilmente entre lo real y lo que no existe, lo cual le lleva a aislarse y encerrarse en sí mismo.

El término esquizofrenia nace de dos palabras griegas schizo que significa división y phrenos que significa mente. Por esto se toma a la esquizofrenia como la patología por la cual una persona presenta por un lado un razonamiento claro y normal en la mitad de su mente, pero por otro lado una parte suya se encuentra alejada de la realidad , existiendo en un mundo no real o imaginario.

Dos de los principales manifestaciones de la enfermedad son las alucinaciones y las voces mentales. La personas suele creer que pueden pasar ciertas cosas que en realidad no existen. Así mismo escucha voces que nacen en su cabeza, sintiendo como si alguien le hablara dentro suyo.

Las personas que padecen esquizofrenia encuentran difícil relacionarse con otros, ya que suelen encerrarse en su propio mundo. Se dejan llevar por aquello que imaginan e incluso pueden llegar a tener conversaciones con presencias que no existen. Esas alucinaciones pueden manifestarse como sonidos o imágenes.

Una de las consecuencias mas negativa de estos síntomas es que muchas veces la persona se guía por esas voces o presencias en su mente y actúa en consecuencia. De allí nace el deseo o la intención de llevar a cabo acciones que cumplan con esas alucinaciones, siendo en su mayoría actos violentos contra personas cercanas.

Hay muchos casos de esquizofrenia detectados en niños, sin embargo se considera más habitual que esta enfermedad presente sus primeros síntomas durante la adolescencia. En ocasiones su diagnostico no resulta del todo sencillo ya que a veces sus síntomas se confunden o se asemejan a los del autismo.

No existen estudios concretos que puedan determinar si la enfermedad tiene componentes genéticos por los cuales pueda ser heredada. Sin embargo se cree que puede influir mucho el hecho de que alguien en la familia de quien la padece la haya sufrido con anterioridad. 

La esquizofrenia suele ser tratada mediante una combinación de terapia psiquiátrica y la administración de fármacos.

Síntomas comunes de la esquizofrenia

Aparte de las alucinaciones ya mencionadas, existen otros síntomas de esquizofrenia. Uno de ellos es el delirio, por el cual la persona sostiene ciertos pensamientos incorrectos o falsos. Para sostener sus ideas suele valerse de componentes de la realidad que le ayudan a reforzar su postura.

La persona con esquizofrenia también presenta dificultades en los que refiere al afecto y la relación con personas cercanas. No puede expresar sus sentimientos, como tampoco manifestar sus emociones abiertamente. Dar contención a una persona con esta patología puede resultar muy complejo y difícil.

Esta enfermedad puede llevar a que el sujeto incluso deje de lado su cuidado personal, no se preocupe por su aseo y descuide su salud.

Sinónimos de esquizofrenia

demencia, trastorno