Hipocondriaco

Siguiendo el estilo de definiciones tan característico de la Real Academia Española, podemos decir que un hipocondriaco es una persona afectada por una condición médica que los académicos denominan hipocondría o hipocondriasis. Esta afección hace que los individuos que lo padecen, demuestren una constante sensación de estar todo el tiempo enfermos, aun en el caso de estar físicamente saludables.

La palabra utilizada para darle un nombre a esta afección proviene de hipocondrio, que es como se denomina a la región que se sitúa debajo del esternón hasta la última de las costillas. Por lo tanto, tenemos un hipocondrio izquierdo y un hipocondrio derecho.

En la antigüedad, cuando se creía que las enfermedades estaban dominadas por la acción de los cuatro humores, aseguraban que en esa región anatómica se alojaban los vapores causantes de la hipocondría.

En el trastorno hipocondríaco el eje central no es la enfermedad sino un miedo a desarrollarla

Actualmente, a este trastorno se lo asocia con la ansiedad y el paciente hipocondriaco puede llegar a desarrollar una sintomatología relacionada con la enfermedad que cree tener. Es por eso que su tratamiento, en muchos casos, se basa en fármacos que lo ayuden a controlar la ansiedad y en una terapia psicológica que lo lleve a superar el miedo y la angustia que siente por esa enfermedad inexistente.

Signos que muestra un individuo hipocondriaco

Tiene un miedo desmedido al dolor o a la muerte

El hipocondriaco siente un exagerado temor a padecer alguna enfermedad y no soporta la idea de sentir dolor. Generalmente estas obsesiones se relacionan con la sensación de perder el control y tener que depender de terceros.

Ese miedo es el que les hace buscar constantemente indicios de que realmente están sufriendo la enfermedad temida para poder encontrar una solución, o cura, lo más pronto posible.

Piensa lo peor ante un pequeño síntoma

Si el autoexamen que se realiza constantemente le hace descubrir un síntoma, por más pequeño que sea, ninguna otra cosa ocupará la atención del hipocondriaco. El primer pensamiento está muy lejos de centrarse en algo pasajero, sino que va directo a que la causa es un cáncer u otra enfermedad igualmente grave. Así, un repetido dolor de cabeza se transforma en un tumor cerebral. O una molestia abdominal nunca será causada por gases, sino por alguna enfermedad terrible y difícil de diagnosticar.

Está convencido de padecer una enfermedad mortal

La preocupación permanente de las enfermedades que puede desarrollar su organismo hace siempre deba estar realizándose estudios de alguna clase. Descartar afecciones que solo están presentes en su imaginación no disminuye su ansiedad ante la aparición de otros síntomas nuevos que lo conducen a creer en el padecimiento de una nueva enfermedad.

Visita al médico de forma constante

Todo lo dicho hasta ahora, hace evidente que el individuo hipocondriaco terminará visitando con más frecuencia al médico que a sus propios familiares. Confirmar, antes que descartar, la enfermedad que cree padecer se transforma en su prioridad.

Se convence que el médico se equivoca

El mismo miedo exagerado que sufre el hipocondriaco, lo lleva a desconfiar de la capacidad que posee el médico para ejercer su profesión. No importa los años que ha pasado en la Facultad de Medicina, ni todas las pruebas y estudios a los que ha sido sometido.

El paciente puede estar convencido que se equivoca, que él padece algo que el profesional ha sido incapaz de descubrir.

Cualquier enfermedad es posible, menos la hipocondría

El gran obstáculo que enfrenta el individuo hipocondriaco es que puede ser capaz de creerse susceptible a padecer cualquier enfermedad menos, por supuesto, la que ciertamente sufre: la hipocondría.