Miedo

El miedo es un sentimiento de tristeza o angustia que experimenta una persona ante algo que lo asusta o le causa temor. Lo que da origen al miedo puede ser real o imaginario y se caracteriza por despertar malestar o rechazo en la persona. Puede manifestarse de diferentes maneras y tener diversas consecuencias.

Este sentimiento no suele beneficiar a las persona que lo siente ya que no le permite mantenerse tranquilo. Altera su estado de ánimo normal y le genera incertidumbre. Sin embargo el miedo es al mismo tiempo considerado una señal de defensa o protección. Al sentirlo, la persona está manifestando su deseo de protegerse o proteger a otro de un posible daño.

miedo

En el caso de los animales el miedo es parte del instinto de supervivencia. Por ejemplo un gato que corre de un perro que lo persigue, está experimentando el miedo a ser atrapado y por ello huye del otro animal para poder salvarse y ponerse a resguardo. El temor que siente un animal a que lo ataquen a él o a sus crías es lo que lo moviliza a actuar en respuesta a ello.

Aquello que genera miedo puede ser real y verse, o puede imaginarse. Por ejemplo una persona que teme a los perros y debe pasar por una calle donde hay un perro, va a sentir miedo. En ese caso está viendo con sus ojos aquello que le asusta. Pero en otras ocasiones el miedo puede nacer de algo que se cree probable, como por ejemplo el miedo de una persona a ser asaltada al caminar por la calle.

Una persona puede sentir miedo ante algo que considera un peligro para su salud o integridad, como así también ante algo que no existe o no puede ver, pero visualiza en su mente.

Existen muchos tipos de miedos y cada uno se origina por diferentes motivos. El miedo a los insectos, el miedo a las alturas y el miedo al agua son algunos ejemplos de aquellos que nacen de algo visible. Mientras que el miedo al cambio, miedo a la infidelidad, miedo al fracaso, nacen de procesos psicológicos más profundos.

Consecuencias del miedo

El miedo en una persona, según aquello que le da origen y la intensidad con que se experimente, puede tener diversas consecuencias.

Algunas consecuencias son físicas y se manifiestas en el cuerpo. La taquicardia, un desmayo, la sudoración, el aumento de la presión arterial, la dilatación de las pupilas y los escalofríos o temblores, son ejemplo de ésto. Así mismo acciones como saltar, correr o gritar, pueden manifestar que se siente miedo.

Por otro lado el miedo tiene consecuencias para la vida normal de una persona mas allá de su salud. Puede afectar sus relaciones, las cosas que hace, su manera de comunicarse con los demás, su desempeño en ciertas actividades, entre otras cosas. El miedo persistente en una persona puede llevarla a desarrollar una personalidad inestable o demasiado sensible.

Sinónimos de miedo

temor, pavor, espanto

Antónimos de miedo

valor, valentía, coraje