Muicle

Muicle es el nombre que recibe una planta nativa de los países centroamericanos, especialmente México, Honduras y Guatemala. Su nombre proviene de la cultura mixteca, oriunda de Oaxaca, aunque también es conocida como trompetilla, hierba de la virgen, Mohuitle, ych-kaan, moyotle o moyotli.

Su nombre científico es Justicia spicigera Schechtendal, nombre otorgado por Diederich von Schlechtendal en honor a James Justice, un horticultor escoces que vivió entre 1730 y 1763.

Desde la antigüedad, el muicle es preparado cuidadosamente para ser bebido como una infusión

Sus hojas son de un color verde oscuro, y tienen aproximadamente unos 7 centímetros de largo. Tiene una flor de tonalidades anaranjadas que cuelgan del tallo de una manera muy peculiar, por lo que le ha valido el nombre popular de trompetilla.

¿Para qué se utiliza el muicle?

Desde la antigüedad, el muicle es preparado cuidadosamente para ser bebido como una infusión, pues los llamados curanderos de los pueblos originarios de Centroamérica conocían muy bien sus propiedades benéficas para la salud.

Se lo utilizaba para tratar la hipertensión arterial, aliviar los síntomas de la sífilis, para calmar los dolores estomacales, combatir la diarrea, el estreñimiento y el famoso  “empacho”. También era utilizado por las mujeres para reducir las molestias y dolores ocasionados por la menstruación. Aun en nuestros días se lo sigue utilizando para tratar enfermedades respiratorias como la gripe, los resfriados y la bronquitis.

Actualmente, se la está estudiando como una fuente de insulina natural para mejorar la diabetes tipo 2.

¿Cómo se prepara la infusión de muicle?

La forma de preparación más conocida es la utilizada en todo México, país donde es de consumo popular por los beneficios que trae, especialmente, en la purificación de la sangre.

Hay que separar sus ramas, hojas y flores. Se lo machaca durante un buen rato, agregándole (si la persona lo desea) ajo, tabaco o aguacate. Luego se le añade agua y se hierve. Vale destacar que al hervirse esta mezcla, el agua se tornará de un color entre  azul y púrpura. Y aunque pueda despertar alguna desconfianza, es preciso señalar que este preparado no es tóxico y puede guardarse por largas temporadas para ser ingerido sin ningún riesgo (generalmente, de 5 a 6 meses). Una vez hervida, debe dejarse reposar unas 4 ó 5 horas. Recién entonces se cuela para quitarle los restos de la hierba que pudieran quedar en el líquido y ya está listo para ser bebido.

¿Cómo se cultiva el muicle?

Por las regiones de donde es nativo, el muicle es una planta que evidentemente prefiere crecer en lugares soleados. Sin embargo, necesita tener una sombra parcial para crecer adecuadamente. También es importante contar con suelos preparados con el aporte de materia orgánica que le brinde con seguridad los nutrientes que necesita. Si el muicle crece en suelos pobres, presentará una floración defectuosa y será evidente una notoria escasez de hojas.

Otra característica de la planta es que requiere de un riego moderado, de ninguna manera excesivo. Deben evitarse la formación de charcos, dado que pueden provocar que sus raíces se pudran. Para darnos una idea de la cantidad de agua necesaria, el muicle puede sobrevivir, en tiempos de sequía, con unos escasos 20 litros a la semana. El suelo donde se cultivará debe ser limpiado de toda otra hierba que pueda competir por los nutrientes del suelo.

Por último, el muicle se puede reproducir de dos maneras. Una de ellas es mediante la separación de gajos que se plantan directamente sobre la tierra; y la otra, también tradicional, es tomarse el trabajo de separar los retoños más jóvenes, con sus raíces, que suelen nacer entre las matas grandes.