Nimesulida

Se trata de una medicación con efectos analgésicos, anti inflamatorios, antipiréticos y antisépticos. Se lo utiliza principalmente para el tratamiento de afecciones de vías respiratorias y es de gran ayuda en casos de otitis aguda, cistitis y faringitis. Aunque no es un medicamento esteroideo, no resulta apto para ser administrado en niños menores de 12 años, dado que los estudios acabaron demostrando daños hepáticos dentro de los efectos secundarios.

La información suministrada por los laboratorios revelan que su principio de acción proviene de inhibir la síntesis de prostaglandinas, que bloquea a la ciclooxigenasa e interfiriendo así en la metabolización del ácido araquidónico.

Por otro lado, también actúa sobre el centro regulador térmico del hipotálamo, las endorfinas que sirven de intermediarias ante el dolor y sobre los neurorreceptores. De ahí sus efectos antipiréticos y analgésicos. Su metabolización se efectúa a través del hígado; lo que resulta rápido y permite ser desechado por la vía urinaria.

La fórmula original de la nimesulida fue patentada en 1980

Un poco de historia

La fórmula original de la nimesulida fue patentada en 1980 por Helsinn Healthcare, una compañía farmacéutica establecida en Suiza. No es hasta 1985 que se lanza al mercado. Esto ocurre en Italia, bajo una de las compañías licenciatarias de Helsinn Healthcare llamada Aulin & Mesulid.

Desde entonces, el medicamento se encuentra presente en más de 50 países.

Sin embargo, existen algunos reticentes a su comercialización, como es el caso de Estados Unidos y México.

Argumentos en contra

La comercialización de la nimesulida nunca se aprobó por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos. Esta situación sufrió una revisión en 2002, pero se llegó a la conclusión que los efectos adversos a nivel hepático que evidenciaron los voluntarios tratados con nimesulida resultaban similares a otros antiinflamatorios de origen no esteroideo y, por lo tanto, la prohibición continúa.

Otro tanto ocurrió en México, ya que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios prohibió su comercialización dentro del territorio nacional para el tratamiento pediátrico a partir de 2012. Sin embargo, se permitió su utilización en pacientes adultos.

El IMB (Asociación de Medicina de Irlanda) decidió suspender la comercialización de nimesulida a causa del reporte de seis casos relacionados con graves fallas hepáticas ocurridas entre 1999 y 2006 en la Unidad Nacional de Trasplante Hepático del Hospital Saint Vincent.

Un poco diferente es el caso de la India, donde las farmacéuticas no reconocen sus contraindicaciones y su uso se permite incluso en niños. Los empresarios proveedores de nimesulida aducen que se trata de un analgésico que compite con el Ibuprofeno y el Paracetamol. Recién en 2011 el Ministerio de Salud suspendió su utilización en menores de 12 años, hecho que fue revocado por la Corte Suprema de Madras.

Reporte internacional

En septiembre de 2007, la EMA (Agencia Europea de Medicamentos) emitió un comunicado de prensa donde revisaba el supuesto riesgo que la nimesulida provocaba sobre el hígado. El organismo había llegado a la conclusión que los beneficios producidos por el medicamento superaban ampliamente los riesgos reportados, pero que resultaba necesario establecer límites en su utilización para reducir al mínimo las posibilidades de desarrollar problemas de origen hepático. En base a este informe, el propio organismo indicó que el uso de nimesulida se limitara a 15 días.