Aborto

La palabra aborto hace referencia a un estado característico de una mujer. El término viene del latín abortus cuyo significado es lo opuesto a nacer. Por lo tanto, el aborto es un momento que sucede luego de que una mujer está embarazada. Puede ser espontáneo o provocado, y no todas las mujeres quieren pasar por ese momento.

El aborto es entendido como la interrupción de un embarazo, es decir, por el cese del desarrollo de un feto. Cuando es espontáneo se debe a causas naturales, antes de que la mujer llegue a doce semanas. Una vez pasado ese periodo, tanto la embarazada como el feto están fuera de peligro. Para que se produzca un aborto espontáneo luego de las primeras doce semanas, es necesario que ocurra un accidente.

Como la mayoría de las madres están fuera de peligro luego de ese periodo de tiempo, a menos de que posean alguna condición, para que se produzca un aborto espontáneo deben tener algún tipo de accidente. Por ejemplo, un accidente automovilístico o una caída muy fuerte, como lo puede ser desde una escalera.

abortoEl aborto es lo opuesto al embarazo, donde el feto ya no se desarrolla.

El término del aborto se produce con la expulsión del feto por la vagina de la mujer. Cuando es espontáneo puede producirse por complicaciones en la madre o en el feto. Si se produce luego de las doce semanas, se suele llamar muerte fetal. Es un porcentaje muy bajo de mujeres que sufren abortos espontáneos durante su vida.

No todos los óvulos fecundados pueden culminar en un embarazo. Es muy común que la mujer los expulse de su cuerpo sin siquiera dar cuenta. Los motivos por los cuales surge un aborto espontáneo son muy variadas, como un problema hormonal y hasta un dolor de espalda. Un problema de diabetes que no está medicado y la obesidad también son causantes de aborto espontáneo.

Son muchas las causas de este tipo de aborto, como por ejemplo la edad de la mujer. A partir de los 40 años, a una mujer le cuesta quedar embarazada e incluso una vez fecundada, tiene muchos riesgos durante todo su estado. Otra causa posible es un aborto anterior, es decir, el haber ya transitado por uno le da más posibilidades a una mujer de sufrirlo nuevamente.

El aborto séptico es aquel que surge luego de las doce semanas. Cuando la mujer sufre un aborto espontáneo en ese periodo de tiempo, necesita de instrumentado quirúrgico para extraer el feto. No siempre se trata de una operación, si no simplemente de un medicamento que la mujer toma y ayuda a expulsar.

El aborto inducido

Así como existe el aborto espontáneo, también existe el inducido. Este puede dividirse en médico o quirúrgico. El primero es a partir de un remedio que produce el aborto. Este se realiza antes de las primeras diez semana de embarazo. Se deben tomar bajo la receta de un médico, aunque en ciertos países no se puede realizar.

Por otro lado, el aborto quirúrgico es un método donde interviene el médico para realizar diferentes tratamientos. Estos ayudan con la expulsión del feto por el canal de la vagina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *