Abuso de poder

Se conoce como abuso de poder al sometimiento de una persona por parte de otra. El abusador, que es quien lo perpetra, puede extorsionar o maltratar tanto física como verbal y psicológicamente al otro individuo con el simple fin de satisfacer sus propios deseos o intereses.

Se trata de un acto en el que se viola la confianza de una persona hacia otra y se asocia siempre a la autoridad superior. Sin embargo, esto no es exclusivo del individuo con mayor autoridad. Muchas veces ocurre lo contrario.

Abuso de poderEl abuso de poder puede tener serias consecuencias y provocar violencia física.

Similitudes entre los abusos de poder y los de autoridad

Ambos tipos de abusos están íntimamente ligados entre sí. Cuando existe el abuso de autoridad, quien lo lleva a cabo tiene una jerarquía mucho mayor que el resto de las personas que allí se encuentran. Un ejemplo palpable podría ser el del dueño de una empresa de renombre, pues es conocido por todos y usa esa “fama” para abusar de sus empleados en forma verbal por medio de gritos e insultos. También puede ocurrir en el caso de una persona de alto cargo político, pues puede detentar abuso de poder por el simple hecho de tener la capacidad de decidir sobre el destino del resto de la población. En ambos casos se producen diferentes tipos de abusos pero que, en definitiva, tienen el mismo fin: el de someter a la parte más débil de cualquier relación.

El abuso de poder puede ser físico, psicológico, sexual, financiero y por medio del uso de la tecnología, entre otros.

El trabajo y los abusos de poder

Sin lugar a dudas nos atrevemos a aseverar que el lugar con mayor probabilidad de padecer de abusos de poder sea en el trabajo. Este tipo de maltrato se ve como una violación a los derechos individuales y laborales de las personas. Se sabe que este tipo de actitud, si se mantiene en el tiempo, puede provocar problemas psicológicos y perjudicar no solo la salud mental, sino también la física e inclusive puede empujar a la víctima a renunciar a su empleo.

Por lo general, el abuso de poder se da en la relación jefe-empleado. Sin embargo, el acoso o el abuso de poder también puede ocurrir entre un grupo de empleados contra otro. Esto puede darse de diferentes maneras que pueden comenzar como simples bromas “pesadas” hasta transformarse en actos que pueden coartar las libertades de la persona agredida.

Abuso de poder en la escuela

No solo en el ámbito laboral se puede observar el abuso de poder. En la escuela también es muy habitual. Se lo conoce como bullying y es habitual que ocurra entre niños débiles y grupos de chicos mayores o más fuertes. Este tipo de abuso puede traer serias consecuencias a la salud mental del niño perjudicado llevándolo en ocasiones, cuando ya se tornó en algo muy grave, a cometer actos contra su propia vida.