Antipático

Antipático es el término con el cual se denomina a la persona que demuestra falta de simpatía y rechazo hacia algo o alguien. Generalmente la persona antipática tiende al pesimismo, no se relaciona de buena manera con los demás y no muestra expresiones de alegría. El antipático denota antipatía hacia algo externo.

El antipático puede actuar como lo hace a consecuencia de diversos factores. Por un lado una persona puede ser antipática porque otra no le agrada o le transmite malas energías. Cuando alguien siente rechazo hacia una persona puede demostrar antipatía porque no sabe actuar de otro modo, o puede hacer a modo de escudo para evitar que dicha persona se le aproxime.

Así como hay antipatía que nace de motivos concretos, hay también una antipatía natural que no tiene razón aparente. Hay personas que, generalmente, están mal predispuestas a las reuniones sociales, por ejemplo. O incluso quienes siempre encuentran motivos para encontrarse de mal humor. Esto lleva a la persona a ser antipática porque si, sin razón alguna.

antipáticoEl antipático manifiesta rechazo hacia cierta cosa o persona

Quien siempre se muestra antipático, o al menos lo hace la mayor parte de su vida diaria, es una persona que se daña a si misma en cierto modo. Se trata de un ser que desprende energía negativa y a quien no le agrada compartir espacio con otros o conocer mejor a las personas que le rodean.

La antipatía puede ir acompañada de gestos faciales como ceño fruncido o muecas de disgusto. Así mismo miradas de rechazo, comentarios despectivos u opiniones hirientes pueden dejar en claro que una persona es antipática. Esto lleva a que se aísle voluntariamente porque nadie puede entablar una relación con ella.

Una persona puede ser antipática no solo con otra persona sino hacia objetos u otras entidades. Por ejemplo cuando alguien siente rechazo hacia cierta comida, como las verduras, puede ser antipática con ellas y no querer comerlas nunca. Lo mismo sucede con ciertos animales. Se da tanto la antipatía de una persona hacia un animal, como el rechazo del animal hacia cierta persona.

Lo opuesto al antipático es el simpático. La persona simpática transmite buena predisposición, interés, buena energía y le agrada relacionarse con otros. Lo hace con facilidad y no encuentra malestar en conversar y compartir tiempo con los demás. Difícilmente un antipático y un simpático puedan mantener una buena relación.

Los prejuicios sociales sobre el antipático

Hay muchas personas que son antipáticas y no dudan en demostrarlo. Tienen mala cara, hablan de mal modo o actúan de modos groseros sin motivo. Sin embargo, muchas veces, se confunde la antipatía con la timidez. Esto encierra cierto prejuicio de la sociedad por el modo en que actúa una persona cuando no corresponde con lo esperado.

Una persona que es tímida puede no saludar siempre, o no entablar conversación fácilmente. Pero esto no quiere decir que esa persona sea antipática o sienta rechazo hacia los demás. Sin embargo, es común en la sociedad realizar juicios sin conocer o sin tener la intención de comprender al otro y su forma de ser.

Sinónimos de antipático

seco, brusco, grosero, desagradable, enojoso

Antónimos de antipático

amable, simpático