Ataraxia

La ataraxia es un estado de ánimo similar a la calma. Cuando una persona la experimenta se siente de pronto libre de temores y de deseos; algo similar a poner la mente en blanco o al estado que se debe adquirir al hacer meditación. En el contexto de la medicina y la filosofía, sin embargo, tiene definiciones específicas, que veremos a continuación.

Decíamos que la ataraxia se define como un estado que se caracteriza por la ausencia de picos de ánimo intensos. Un estado anímico sin enfado, ni ansiedad ni exacerbada alegría. Una especie de imperturbabilidad frente al mundo.

Ataraxia

En ocasiones este estado se consigue de forma voluntaria, en el esfuerzo por conseguir que los problemas o la realidad nos afecten para continuar con nuestra vida de una forma saludable.

Otras veces no es una actitud saludable sino que responde a una deficiencia en el funcionamiento de nuestro cerebro. Este tipo de ataraxia responde a una mala comunicación entre el sistema límbico (encargado de analizar los estímulos vinculados a los estados de ánimo) y el lóbulo frontal (encargado de las respuestas racionales que se ejecutan haciendo uso de la cognición y la memoria principalmente), lo que provoca que un estímulo que en otras personas provocaría una reacción determinante, en estas personas no genera cambios radicales.

La ataraxia también se presenta como síntoma de ciertos trastornos mentales, motivados por traumas o experiencias muy dolorosas; viene a ser como una reacción instintiva de supervivencia, para no afrontar los daños que determinada situación puede provocarnos.

La ataraxia en la filosofía

En la Antigua Grecia la ataraxia se asociaba a la paz anímica. Posteriormente adquirió connotaciones vinculadas a una filosofía moral. En ese sentido se ve reflejada en una disminución en el disfrute de las pasiones para adquirir una fortaleza emocional que esté al margen de las experiencias físicas. Es un tipo de moral muy difundida en corrientes como la epicúrea, el escepticismo y ciertas corrientes del catolicismo.

En ese sentido, la ataraxia viene a ser una filosofía de vida en la que una persona decide dar más importancia a sus creencias y a su vida intelectual que a sus deseos y placeres carnales. Un punto en común entre los estilos de vida que apuestan por la ataraxia es la desvinculación de las emociones con el cuerpo; considerando por encima de los deseos físicos todo lo relacionado con la vida espiritual e intelectual.

En la punta opuesta del hilo, las filosofías que están en contra de la ataraxia consideran que los individuos estamos formados de cuerpo y alma y estos son indivisibles por lo que, disfrutar de los placeres físicos puede colaborar con un mayor enriquecimiento espiritual e intelectual.

Sinónimos de ataraxia

imperturbabilidad, calma, fortaleza moral

Antónimos de ataraxia

sensibilidad, impulsividad, intranquilidad