Enfermería pediátrica

La enfermería pediátrica es la se encarga de proporcionar cuidados a niños, adolescentes de hasta 18 años y bebés desde su nacimiento. Los especialistas, cuentan con un conocimiento especializado en el tema y se encargan de satisfacer todas sus necesidades.

Los especialistas en enfermería pediátrica atiende a los pacientes que padecen una lesión o tienen enfermedades de corta o larga duración o a aquellos niños que padecen algún tipo de discapacidad leve o grave. Cabe destacar que los enfermeros pediátricos siempre requieren de la colaboración de los familiares del niño y de sus cuidadores.

Enfermería pediátrica

Orígenes de la enfermería pediátrica

En la antigüedad, eran las madres y las comadronas las responsables de cuidar la salud de los niños. No es sino hasta el siglo XV que se comienza a tomar como una profesión todo lo que concierne a los cuidados de los más pequeños. A partir del siglo XIX se convierte en una disciplina científica. Es en Francia y en Alemania donde se desarrollan y se ponen en práctica los primeros servicios que ofrece esta profesión que, con el paso del tiempo, se extenderá por toda Europa y también lo hará en Estados Unidos.

Hay visos de esta profesión en el antiguo Egipto donde la enfermería pediátrica presenta prácticas que eran realizadas por mujeres que recibían una gran valoración por parte de la sociedad, pues se las consideraba dadoras de vida. Sin embargo, los avances médicos en esa civilización no ponían atención al cuidado de los más pequeños.

La enfermería pediátrica en la historia

Durante el siglo XIII, varias obras científicas daban el consejo de que las antiguas nodrizas, tuvieran tareas propias del cuidado de los niños. Esto sería similar a lo que, posteriormente haría un enfermero o enfermera pediátricos. Por otro lado, durante el siglo XV, en España, precisamente en Barcelona, se reglamenta que la mujer que cuide a los niños reúna ciertas características que la hagan apta para tal puesto.

A finales del siglo XVI, surgen los primeros libros de cuidado infantil realizados por médicos especialistas que se basaban en las ideas de Hipócrates. Durante el siglo XVIII se nota un gran avance en el interés de los especialistas en la salud de los niños, pues surgen escritos que hablan de la importancia de lograr la formación completa tanto psíquica como física aduciendo que se transformarían en futuros ciudadanos.

Durante el siglo XIX surgen los primeros nosocomios infantiles en los cuales empiezan a funcionar las escuelas de enfermería con especialización en el cuidado de los más pequeños.

Características de los enfermeros pediátricos

Un enfermero pediátrico debe conocer todo sobre la salud del niño, cuáles son sus características sociales, pedagógicas y ambientales. Además, saben cómo plantear los objetivos sobre el cuidado infantil. Entre sus tareas figuran las de mantener las funciones vitales del pequeño y confortar en el dolor al niño y a la familia. También deben respetar si el paciente pertenece a otra cultura, raza o religión. Deben saber preparar psicológicamente al paciente en caso de una operación y favorecer el contacto entre los padres y el niño.