Golpe de Estado

La frase golpe de Estado proviene del francés coup d’État y se utilizó por primera vez en ese país durante el siglo XVII al referirse a las medidas en extremo violentas que el rey llevó a cabo para deshacerse de aquellos que eran sus enemigos. Se hizo, según los dichos del monarca, para mantener la seguridad el Estado y la tranquilidad de la población.

Un golpe de Estado es la intervención violenta y rápida de un grupo que pretende tomar el poder por la fuerza. Dicho grupo no respeta la Constitución ni las leyes del país ya que su principal fin es el de evitar que las autoridades, elegidas democráticamente, sigan en el gobierno. Se denomina de esta manera, pues durante su ejecución se vulneran las legitimidades institucionales sobre las que se erige el Estado cuando está conformado, pues no se respeta la normativa jurídica existente.

Golpe de EstadoEl golpe de Estado suele ser de origen militar.

¿Qué es un golpe de Estado?

Los golpes de Estado son violentos y muy rápidos. Además, debido a que es algo repentino suelen tomar a las autoridades que están en el poder por sorpresa. El principal fin de esto es que se evite la confrontación entre ambos bandos para que así, quienes desean estar en el poder puedan acceder al mismo de manera casi automática.

Clasificación de los golpes de Estado

Los golpes de Estado son clasificados de acuerdo a la forma en la que han sucedido los mismos.

El principal fin de los golpes de Estado es el desestabilizar al gobierno de turno para lograr el poder a como de lugar.

Orígenes de los levantamientos

Se sabe que existen tres maneras diferentes de presionar al Estado que pueden derivar en una toma del poder:

Orígenes de los golpes de Estado

Los golpes de Estado fueron comunes durante todo el siglo XX. Por lo general se trataba de fuerzas militares que pretendían restablecer la unidad nacional desplazando a los gobernantes. Lamentablemente esto, en poco tiempo, se transformaba en un gobierno dictatorial.

Existen algunos países en los que han ocurrido este tipo de intervención de forma más recurrente tal como sucedió durante muchos años en España, México, Venezuela, Colombia, Perú y varios países de América Central entre los que destacan Nicaragua y Cuba. A ellos se suman Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *