Heteronomía

Heteronomía es una palabra que se emplea para describir la sumisión y la dependencia de una persona que se encuentra controlada por un tercero. Este vocablo deriva del griego heteros cuyo significado es “otro” y nomos que quiere decir “ley”. Esto nos hace inferir que se refiere a la “ley de otro”.

Este es un término que se utiliza principalmente en disciplinas como la filosofía para distinguir a las personas que viven bajo las reglas aunque en contra de su voluntad pero que quieren ser aceptadas por un grupo en particular.

Las personas que siguen la moda padecen de heteronomía

La palabra heteronomía es atribuida al filósofo Immanuel Kant quien investigó cuál era la voluntad de los diferentes individuos y, a su vez, la dividió en dos partes: la razón o autonomía y la inclinación o heteronomía. Lo que Kant quería demostrar, era que el comportamiento de los individuos que siguen las normas y costumbres que rigen en determinados grupos de la sociedad, hacen lo posible por seguirlas al pie de la letra para encajar. Su comportamiento no presenta raciocinio propio sino que es voluntad siempre de un tercero o terceros.

Diferencias entre heteronomía y autonomía

Las personas con heteronomía siempre presentan una actitud sumisa y conformista para así adaptar su vida a los estándares que propone la mayoría de la sociedad. Las personas autónomas son aquellas que, por el contrario, no se preocupan tanto por encajar, sino que hacen las cosas como mejor les parece y a su modo. Con esto no queremos decir que rompan la ley, sino más bien que no se dejan llevar por modas o convencionalismos propios de una época.

Las acciones en una persona que pertenece al grupo de la heteronomía se realizan por fuera de la voluntad propia. Esto no sucede con quienes son autónomos ya que, por lo general, se basan en su propio criterio personal. Esto significa que las personas autónomas tienen la capacidad de tomar sus propias decisiones y desarrollar su personalidad de manera individual.

La heteronomía la viven aquellas personas que solo se atienen a los convencionalismos y a las reglas sin tener criterio propio.

Ejemplos de heteronomía

Un ejemplo muy común al que puede aplicársele este vocablo, se encuentra entre los adolescentes. Quizá por el miedo a no ser aceptados por su grupo de iguales, realizan cosas que, de otra manera no harían. Por ejemplo el hecho de fumar o de beber alcohol.

También podemos hablar de heteronomía lo que aquellas personas que son adictas a las tendencias de la moda viven durante toda su vida ya que se encuentran encadenados a lo que dictan los diseñadores o la gente en general y no tienen criterio propio.

Sinónimo de heteronomía

dependencia, obediencia, sumisión, subordinación,

Antónimo de heteronomía

autonomía, desobediencia, independencia, insubordinación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *