Humildad

La humildad es una virtud que posee una persona por la cual tiende a mantenerse en un perfil bajo y no busca sobresalir. Es una cualidad que demuestra igualdad y aquel que la manifiesta no se considera superior a otros ni mejor. El concepto puede asociarse tanto a las actitudes de una persona como a su apariencia o aspecto.

La humildad se considera algo positivo en una persona y  muchas veces digno de admiración. La persona humilde suele ser muchas veces alguien que se esfuerza y realiza bien su trabajo, sin necesidad de alardear por ello o exigir halagos.

humildadHumildad

Quienes presentan esta virtud son capaces de reconocer sus errores y dificultades. La persona humilde no se molesta al recibir comentarios o críticas, sino que saca de ellas aquello que le sea útil para mejorar. A la vez suelen tener respeto por las opiniones ajenas y no buscar imponer sus propias ideas. 

La persona humilde puede ser o no consciente de sus cualidades, sin embargo no suele exagerarlas ni busca reconocimiento. Sabe usar sus aptitudes para ayudar a los demás y suele priorizar el bienestar de los que aprecia antes que el propio. Así mismo le resulta importante reconocer las virtudes de los demás.

Este concepto suele relacionarse también con la modestia y la sencillez. Cuando se dice que una persona es humilde, puede hacerse referencia a su forma de ser o a su apariencia. En este último caso la humildad alude al hecho de que la persona vista de manera sencilla y no con ropa ostentosa o demasiado cara.

La humildad no está relacionada precisamente con la posición económica. Es más bien una cuestión de actitud y personalidad. 

La palabra humilde puede aplicarse no solo a las personas. Existen objetos que se consideran humildes. Una casa modesta o pequeña, un auto sencillo, un evento social, pueden definirse como humildes por sus características.

Dentro de la religión la humildad es un valor al que se otorga mucha importancia. Además se asocia a la capacidad de las personas de aceptar a Dios como ser superior. En la religión la persona humilde es aquella que piensa en el prójimo y promueve la solidaridad.

Actitudes que denotan humildad

Hay diversas actitudes en las personas que pueden denotar la humildad en su personalidad. En ocasiones esta virtud es algo que se va desarrollando con el tiempo y a veces es el resultado de la educación recibida en los primeros años.

Acciones sencillas como ceder el paso a una persona, ayudar a otro en cierta tarea, compartir un objeto personal, felicitar a un amigo por sus logros, demuestran la presencia de esta virtud. Ésto resulta positivo no solo para quien lo manifiesta sino también para quienes le rodean.

Aceptar los errores propios y las equivocaciones, al igual que ser agradecido y ser capaz de pedir disculpas, son también señales de humildad. Una persona humilde también muestra disposición para aprender cosas nuevas y no asume que sabe todo.

Sinónimos de humildad

modestia, sencillez

Antónimos de humildad

soberbia, vanidad