Lupus

El lupus es una enfermedad que puede sufrir el ser humano y no tiene cura. Es un trastorno en el sistema inmunológico por el el cual el cuerpo no puede defenderse con normalidad de agentes externos. El sistema inmunológico es el encargado de proteger al cuerpo ante sustancias que puedan dañar las células y órganos. La persona con lupus carece de este sistema de defensa.

Esta enfermedad representa un verdadero problema para la persona que la padece. Se trata de una enfermedad autoinmune y por ello el sistema inmunológico genera anticuerpos que atentan contra las propias células sanas del organismo.

Son muchos los problemas que una persona puede sufrir al padecer lupus. Su organismo al fallar en el sistema de defensa y atacarse a sí mismo presente dificultades. Algunas de ellas son irritaciones, inflamaciones, fiebre, úlceras, dolor en músculos y articulaciones, entre otras cosas.

lupusEl lupus es una enfermedad que ocasiona diversos problemas a quien la padece.

Aunque el lupus puede presentarse en cualquier sexo, se considera que es más común en las mujeres que en los hombres. Esto suele ser consecuencia del consumo de medicamentos anticonceptivos, durante los veinte y los cuarenta años.

El lupus es una enfermedad de la que aún no se determina su causa exacta. Aun así se considera, en base a diferentes estudios, que es un problema relacionado con los genes del individuo.

Aunque el lupus puede tener consecuencias sobre diferentes partes del cuerpo, la zona más afectada comúnmente es la piel. Enrojecimiento, inflamación e irritación son algunas de las señales que indican la presencia de esta enfermedad.

Muchas de las personas que padecen lupus son sensibles a los rayos solares. Por ello no pueden exponerse demasiado a la luz del sol o deben hacerlo con la protección adecuada.

A pesar de ser una enfermedad crónica y no tener cura, el lupus puede ser tratado en cierta medida para aliviar sus síntomas. Para ello se requieren estudios especializados que determinen un tratamiento para cada órgano afectado. En el caso de la piel, por ejemplo, se suele recetar corticosteroides.

Algunos de los principales síntomas de esta enfermedad son: caída del cabello, cansancio, dolor muscular, dedos morados, anemia, mareos, entre otros. Estos varían según el tipo de lupus que padece la persona y pueden o no agravarse.

Tipos de lupus

Se pueden destacar dos variedades de esta enfermedad según la parte del cuerpo que se ve afectada.

Por un lado esta el lupus eritematoso discoide. Se trata de un tipo de lupus que afecta más que nada a la piel. En este caso se trata de una enfermedad crónica y delicada que genera cierto problemas en la dermis. Se identifica fácilmente por la presencia de manchas de color rosa oscuro en la piel. Es común en la zona del rostro.

Por otro lado se encuentra el lupus eritematoso sistémico. En este caso la enfermedad va más allá de la piel y afecta otras partes del cuerpo y órganos internos. Las articulaciones, los músculos e incluso los órganos y tejidos se ven afectados. Puede incluso llegar a afectarse el cerebro produciéndose alteraciones en el sistema nervioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *