Maldad

La palabra maldad proviene de latín malitas, cuyo significado es malo. La misma hace referencia a la tendencia que presenta una persona a actuar de manera negativa hacia otra, con el fin de generarle un daño. Esta inclinación puede manifestarte de diferentes maneras y tener diversas consecuencias. Así mismo, aquello que motiva el acto puede tener orígenes muy variados.

La maldad implica falta de bondad en una persona. La persona que actúa con maldad suele ir en contra de lo que se establece como moral, y de las normas o códigos establecidos por una sociedad. Así mismo esta tendencia es vista como algo negativo que se aleja de todo lo que puede hacer bien a una persona.

Maldad

Este concepto existe desde los comienzos de la humanidad y se habla de él también en la biblia. Las diferentes religiones manifiestan, cada una a su modo, la importancia de combatir el mal. Se lo ve como algo perjudicial para el hombre y se busca que las personas se alejen de él para vivir en una sociedad buena y justa.

La maldad puede aplicarse a las acciones que realizan un grupo de personas sobre otras. Éste es el caso por ejemplo, de las guerras o masacres. En otros casos, se aplica a la acción que realiza una única persona sobre otra. Esta acción negativa puede manifestarse de manera verbal o física.

La maldad también suele ser utilizada en los medios de comunicación o en diferentes expresiones artísticas. Lo que se busca en éstos casos es diferenciar el bien del mal, generando cierta respuesta en las personas.

En la literatura, por ejemplo, el modo en que la maldad se manifiesta suele ser muy diverso y tomar diferentes formas. En ocasiones no se hace presente a través de una persona, sino de símbolos u objetos.

El origen de la maldad

La maldad en una persona puede tener orígenes muy diversos. En ocasiones identificar porque una persona actúa del modo en que lo hace resulta complejo e inexacto.

Por un lado se encuentra la maldad que forma parte de la personalidad de un sujeto. Ésta suele estar presente en él desde mucho tiempo antes de que se manifieste. Suele tener su origen, generalmente, en trastornos psicológicos que surgieron en edades tempranas. Cuando la maldad se hace presente en estas personas, resulta muy negativa.

La persona que actúa con maldad no suele ser afectuosa con quienes le rodean. Su personalidad es fría, distante y bastante desapegada. Muchas veces se requieren tratamientos específicos cuando su conducta afecta gravemente a otras personas. Incluso es posible que, en ocasiones, sea necesario la internación de esa persona en una institución u hospital.

En otras ocasiones el origen de la maldad no es algo propio de la personalidad de un sujeto sino algo momentáneo. Puede tratarse de una acción que nace en un momento específico por algún motivo. Un ejemplo de ello sería el daño que le hace una persona a otra con el fin de ganar una competencia.

Sinónimos de maldad

malicia, perversidad, vileza, crueldad

Antónimos de maldad

bondad, dulzura, nobleza, honestidad