Mandala

La palabra mandala deriva del sánscrito y significa círculo. Este lenguaje es Indio, pero la definición de mandala no se queda en la palabra círculo, sino que es algo mucho más espiritual. Se encuentran normalmente en ropa, libros y hasta en cuadros, y representan la paz interior que posee una persona.

Existen algunos libros que contienen imágenes de mandalas en su interior para pintar con colores. Esto se debe a que los mismos reflejan una estructura unida, un equilibrio completo de mente y cuerpo que cuando la persona los colorea, se sienten en paz y totalmente relajados.

Dejando de lado los dibujos, los mandalas se pueden encontrar por todos lados, hasta en las cosas cotidianas. Mirar la Luna o el Sol, círculos completamente perfectos que hacen dar cuenta al ser humano de su vida, generan oleadas de paz interior en ellos. El concepto puede aparecer en aspectos más íntimos de una persona y ser círculos en relación a la familia o los amigos; aquellas personas que traen un equilibrio a la vida tan caótica que pueden tener los seres humanos.

mandalaSu forma circular genera paz interior.

Las mandalas tiene un diseño que genera en la persona un momento de paz, donde no se posee ningún pensamiento. La mente del ser humano llega a un estado en la que se queda vacía de toda reflexión. Es como si la persona estuviera meditando en silencio, sin ninguna molestia.

Quienes utilizan los mandalas son los hindúes. Los mandalas son usados como una forma de meditación espiritual y llegó al occidente gracias a sus diferentes diseños. Es muy utilizado por los budistas en sus tiempos de meditación y lleva a reflexionar sobre la vida y el universo.

Todos los mándalas son en forma de círculos pero sus interiores son diferentes. Poseen estructuras que generan una experiencia unificadora en las personas. Cuando se trata de un grupo, los mandalas generan un círculo de confianza y un sentimiento de paz. Son los indios americanos quienes tienen una rueda de sanación, parecida al mandala, donde realizan un ritual en relación a la purificación y la sanación.

Los mándalas no son solo de los hindúes, sino que aparecen en diferentes continentes y culturas. En América, el calendario circular de los aztecas estaba basado en los mandalas. Este era, aparte de un calendario, una forma de cronometrar. Por otro lado, en Asia el círculo yin-yang es un símbolo parecido al mandala, pero que representa la oposición entre el mal y el bien, y como hay un equilibrio entre ambos.

El mandala en la vida cotidiana

Es muy común encontrar mandalas en objetos que se utilizan en el día a día. Existen libros específicos sobre estos círculos, donde las personas se relajan pintando sus diferentes formas. Al ser un símbolo de meditación y paz interior, es común encontrar estos mandalas con sus intrincadas formas en tatuajes y hasta en talleres sobre espiritualidad.

Algunos psicólogos, como Carl Jung, consideran que los mandalas son instrumentos espirituales y los relacionan con el self, es decir, con la persona misma y como esta se siente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *