Mantra

El término mantra hace referencia a unos sonidos que contienen cierta energía de tipo espiritual o psicológica. Generalmente se trata de palabras en sánscrito, aunque pueden ser varias palabras, sílabas o fonemas. Estas palabras pueden significar algo o no según cada caso.

El origen de la palabra mantra se originó en la unión de los términos man y tra del sánscrito. El primero significa mente, mientras que el segundo se refiere a una clase de instrumento. Por lo que el significado original de la palabra mantra se refiere a un instrumento mental.

Los mantras eran utilizados originariamente en ceremonias litúrgicas donde se los recitaba en forma de prosa o verso. Era justamente durante esos rituales que todas estas prácticas cobraban y se volvían más eficaces

mantraEl mantra se utiliza muchas veces como una manera de concentración profunda

Los mantras aparecen muy relacionados a diferentes religiones. Se cree que la primera vez que se usó esta palabra fue en un texto muy antiguo proveniente de la India. El libro en cuestión era el Rig-veda que data del milenio II a.C. Allí se hablaba de mantra como una herramienta del pensamiento e incluso un himno, oración o canción.

También son utilizados en el budismo. Aquí consideran que los mantras se relacionan, en cierta forma, con la iluminación. De esta manera, cada mantra va ligado a una parte de la mente iluminada. Esta creencia es propia del budismo tibetano.

Para los budistas, los mantras son eficaces tanto cuando se recitan como al escribirse. E incluso se los puede pintar en banderas para que ondeen con el viento. De cualquiera de estas formas los mantras cumplen su objetivo y otorgan ese beneficio mental y espiritual.

Los mantras son utilizados también en la psicología. Se los toma como figuras retóricas que se repiten constantemente con el fin de afianzar un pensamiento circular.

Características del mantra

El rasgo más característico de los mantras es que poseen vibraciones elevadas. Entonces, cuando se repiten varias veces con un objetivo particular favorecen un mejor enfoque mental que a la vez motiva una serie de cambios.

Este efecto se produce gracias a la repetición y las propias vibraciones características de estas palabras. Además de que los mantras se deben recitar con un objetivo en mente. Esto permite un mayor nivel de relajación y posibilita una meditación profunda.

La mecánica por la que los mantras logran estos efectos se debe a los sonidos y vibraciones que producen. Como las vibraciones son capaces de generar energía, los mantras poseen la aptitud de introducir cambios en algún aspecto deseado.

Los mantras más conocidos tienen sus propios significados, sin embargo, se recomienda no pensar en ello cuando se los recita. Se supone que al recitar mantras buscamos despejar la mente y solo enfocarnos en el mantra. Por lo que si nos detenemos a pensar en sus significados no surten efecto.

En el hinduismo se suele acompañar la recitación de los mantras con malas, una especie de rosario de 108 cuentas. Aunque no es necesario practicar un ritual específico para recitar mantras. Solo basta con repetirlo cuando es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *