Obsesión

El término obsesión proviene del latín obsessĭo cuyo significado es asedio. La obsesión es la tendencia que tiene una persona a concentrar su mente en una idea específica.  La obsesión es considerada una enfermedad mental por la cual la mente se fija en algo o alguien y no puede concentrarse en otra cosa.

Cuando una persona siente obsesión por algo, tiende a pensar continuamente en eso. Además suele demostrar un comportamiento compulsivo y vivir en un estado de angustia permanente. Aquello que es objetivo de obsesión se convierte en lo más importante y ocupa todos los pensamientos de la persona.

La obsesión que una persona siente por algo o alguien puede llegar a convertirse en algo crónico. En esos casos se transforma en neurosis y pasa a alterar completamente la vida de la persona. Esto se debe a que no puede realizar ninguna tarea normal, ya que continuamente tiene en mente el aquello que le obsesiona.

obsesionLa obsesión puede llegar a convertirse en algo que afecte la vida diaria de una persona para mal.

Sentir obsesión no es algo positivo para una persona. Muchas veces aquello que le obsesiona es algo que carece de importancia o que le hace daño. Por ello siempre el hecho de obsesionarse le generará consecuencias negativas. Su vida se verá limitada, bloqueada y no podrá avanzar.

En la psicología, las obsesiones son consideradas uno de los problemas más comunes en el ser humano. Es, incluso, más habitual que otro tipo de enfermedades mentales. Además es común que la persona obsesiva no reconozca su problema.

Una de las consecuencias de la obsesión es la angustia recurrente. La persona obsesiva se llena de malas ideas o ideas negativas y esto hace que caiga, a veces, en estados de tristeza o depresión. La ansiedad es también otra consecuencia de éste problema mental.

Una obsesión que se vuelve muy fuerte puede llegar a transformarse en un trastorno obsesivo compulsivo.

Generalmente lo que produce la obsesión es el deseo de una persona de obtener algo. Por ello una persona puede obsesionarse con cosas muy diversas, desde objetos hasta personas.

Tipos de obsesión

Existen muchos tipos de obsesiones diferentes, algunas de ellas son:

  • Obsesión con el orden y la limpieza: la persona presenta una obsesión muy fuerte por ver todo limpio y no tolera que exista desorden o suciedad. Suele desinfectar continuamente sus objetos personales y limpiar todo aunque ya esté limpio. La persona suele molestarse si otros alteran su orden.
  • Obsesión con la acumulación: esta obsesión consiste en acumular objetos innecesarios sin poder resistirlo. Puede tratarse de algo coleccionable, ropa, joyas, entre otras cosas. En muchos casos este tipo de obsesión conduce a la persona a una vida miserable y solitaria.
  • Obsesiones ideológicas: obsesionarse con ideas, políticas o religiosas, por ejemplo, lleva a la persona a hablar continuamente de ello. El obsesivo busca ganar adeptos y demostrar porque sus ideas son tan valiosas.

Sinónimos de obsesión

ofuscación, manía, obcecación, obstinación

Antónimos de obsesión

despreocupación, desinterés