Principio de Hanlon

El principio de Hanlon, que también es conocido como “navaja de Hanlon”, se refiere a una frase en concreto que se le atribuye a Robert Hanlon que dice “nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez. Dicha frase apareció por primera vez en 1980 en un libro que contiene comentarios chistosos acerca de las Leyes de Murphy llamado “Murphy’s Law Book Two, More Reasons Why Things Go Wrong” (Ley de Murphy libro dos, más razones por las que las cosas van mal).

Si bien Joseph Bigler afirma que por primera vez se acuñó esta frase en ese libro, otras personas le adjudican una frase similar a William James. Inclusive, se ha encontrado algo similar en el cuento “Lógica del Imperio” escrito por Robert A. Heinlein que fue publicado en 1941 y que contenía la frase “has atribuido a la villanía condiciones que resultan simplemente de la estupidez”. Muchos aseguran que el principio de Hanlon es una modificación del principio de Heinelein.

Principio de Hanlon“Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez”,  Robert Hanlon.

A qué se refiere el principio de Hanlon

Este principio se refiere específicamente a las personas que actúan estúpidamente pero que se creen malvadas. En la vida de todos los días, podemos aplicarlo en todo momento. Aunque sea difícil de distinguir, muchas personas que aparentan ser malvadas, solo actúan así por simple estupidez y sus acciones no siempre se originan en malos pensamientos sino en actitudes tontas.

Seguramente, todos conocemos a alguien que aparentemente actúa de mala manera y que, sin embargo, en el fondo es buena persona pero las cosas que hace las realiza por pura tontera o porque no se da cuenta que así lo realiza.

El principio de Hanlon nos ayuda a comprender un poco más a las personas y a conocerlas más. No se trata de dejarnos llevar por lo que se ve a simple vista sino que también es bueno dar el beneficios de la duda acerca del comportamiento de dicho individuo. Como bien dice el refrán “no hay que juzgar el libro por su tapa”. Esto se puede llevar a la vida diaria. Significa que no hay que juzgar a las personas de acuerdo a cómo se ven sino que, antes de emitir cualquier tipo de juicio hay que conocerlas un poco más.

Saber sobre el principio de Hanlon nos permite distinguir la maldad de la estupidez y así conocer mejor al ser humano.

Ejemplos del principio de Hanlon

Una persona que pudo haber robado alimentos de un supermercado. Esto no significa que sea un ladrón sino que quizá no tenía con qué darle de comer a sus hijos.

Un individuo tiene un carácter muy malo y trata mal a sus compañeros de trabajo. Quizá tiene muchos problemas en su casa pero no quiere contárselos a nadie. Lamentablemente no sabe cómo lidiar con ellos y eso produce su mal carácter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *