Renacimiento

El término renacimiento hace referencia a una movida cultural europea vigente durante los siglos XV y XVI. Si bien tuvo mayor presencia en las artes, también impactó en las ciencias. Y se lo conoce como la época intermedia de cambio entre la Edad Media y la Moderna.

El renacimiento nació y se desarrolló en la ciudad italiana de Florencia para luego expandirse en el resto de Europa. Este movimiento cultural surgió a partir de la divulgación de las doctrinas humanistas. Con el humanismo se contemplaron nuevos criterios acerca del mundo y del hombre.

A este movimiento se lo llamó renacimiento como una forma de volver a la cultura clásica de Grecia y Roma. Por ello retomaron numerosos valores de esas culturas sumado a una libre observación de la naturaleza. Con esto rompieron con la doctrina racionalista que venía imperando desde el medioevo.

renacimientoCon el Renacimiento se incorporaron nuevas formas de pensar

La época renacentista se caracterizó por una nueva visión del ser humano y del mundo. Esta nueva visión se expandió a diferentes áreas de la sociedad, como ser: las ciencias, las artes, la filosofía y la política. La visión renacentista se basaba en un antropocentrismo, donde el ser humano era el eje para considerar todo lo demás.

El Renacimiento marcó la ruptura con la Edad Media que había entrado en decadencia. Así con la nueva visión del mundo que el Renacimiento proponía, se despegó de la religión y su teocentrismo. El Renacimiento, a la hora de valorar el mundo, pondera al hombre y a la ciencia.

Con el Renacimiento y su ruptura con la religión, la educación se volvió de suma importancia. Era más accesible al dejar de estar ligada a la iglesia. Lo que favoreció un debate intelectual más abierto con la institución de nuevas universidades.

El origen del término Renacimiento proviene de la palabra italiana Rinascita. Fue utilizado por primera vez por el historiador Giorgio Vasari en su obra Vidas.

Características del Renacimiento

Como su nombre lo indica, el Renacimiento consistió en una revalorización de la cultura antigua. Así se retomaron estilos arquitectónicos clásicos, lo mismo sucedió en las artes plásticas. Este resurgimiento cultural clásico estuvo influenciado, en parte, por el hallazgo arqueológico de diferentes piezas romanas.

El Renacimiento se caracterizó por un antropocentrismo que colocaba al hombre como centro y punto de partida para todo. Así, el hombre y todo lo que a él respecta se volvió el protagonista principal de las expresiones artísticas.

Durante esta época el arte renacentista se vio particularmente favorecido por el mecenazgo. El arte era símbolo de distinción y prestigio. Así que la clase alta estaba encargando obras todo el tiempo e incluso patrocinaban artistas.

A nivel científico, el Renacimiento marcó una nueva visión de la naturaleza. Esta visión se basaba en una noción realista de las cosas. No es de extrañar, por ejemplo, que la matemática estuviera bastante presente en el arte. Se buscaba una fundamentación racional de los modelos de belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *